La inmensa Luna en el horizonte

 

 Cuando vemos la luna cerca del horizonte nos parece bastante más grande que cuando está encima de nuestras cabezas. Todavía nos perecerá más grande cuando veamos formas en el horizonte con la que compararla. Si la mide y la contrasta o saca una foto, verá que la luna tiene siempre el mismo tamaño aparente. Se trata de una ilusión. Nuestro cerebro interpreta el tamaño más grande al verla cerca del horizonte. Si la mira boca abajo metiendo la cabeza entre las piernas, verá como desaparece la ilusión, y parece retomar un tamaño normal. El mismo efecto se produce al ver dos líneas del mismo tamaño pero aparentando crear una perspectiva.


 

No se sabe muy bien el motivo, pero probablemente nuestro cerebro interprete la bóveda celeste como una superficie achatada. Lo que está en el horizonte es inconscientemente interpretado como algo muy lejano, y por tanto a igualdad de tamaño real, nuestro celebro lo interpreta como un objeto necesariamente mayor. De la misma manera, cuando vemos a alguien alejado, aun siendo muy pequeñito, no tenemos la sensación de estar viendo una muñequito de juguete. ¡Se imagina que confundiéramos un gatito con un leoncito a 200 metros!

 

 conozca nuestro sitio de avisos gratis
              http://www.pinamardetodo.com
Get your free hit counter!
d.write('')})();